Línea ADSL para acceder a Internet: todo ventajas

Gracias a una serie de tecnologías que permiten el uso de una línea de cobre obtenemos línea de telefonía y acceso a Internet en nuestro domicilio, en el trabajo o en establecimientos públicos. Esta línea de cobre conecta realmente estos lugares con la central de Telefónica, que a su vez permite la transmisión de datos de alta velocidad.

Para favorecernos de la tecnología ADSL, hay que instalar un “discriminador” tanto en el domicilio del usuario y en la central, antes de que el cable entre en la centralita de conmutación. Existen dos conexiones: a una se conectan los aparatos telefónicos que siguen funcionando como habitualmente. La otra se conecta a un módem especial ADSL que va al ordenador (en el domicilio del usuario) o a la red de datos (en la central telefónica).

Existen numerosas ventajas por las que apostar de cara a instalar una línea ADSL. El ADSL permite una conexión permanente y una velocidad mayor que Internet mediante la marcación telefónica, a precios muy asequibles. Además, al utilizarse bandas separadas, es posible la utilización del teléfono y de la línea de Internet al mismo tiempo, utilizándose la red telefónica básica con una misma infraestructura que conlleva un coste menor del servicio.

En cambio, ninguna desventaja técnica, excepto en algunos lugares muy concretos donde no pueden disfrutar de las instalaciones necesarias para la instalación del ADSL. Existen tan sólo inconvenientes políticos o comerciales, que con adecuadas intervenciones de los organismos reguladores, deberían ser fácilmente contrarrestados.